martes, 18 de noviembre de 2014

Triángulos de pasta filo con espinacas y queso feta

Hoy os traigo un aperitivo riquísimo, fácil de hacer y que os servirá como canapé o entrante para deleitar a vuestros invitados o simplemente para disfrutarlo con vuestra familia...¿¿Os apetece descubrirlo conmigo??

Hoy haremos unos triángulos con pata filo rellenos con espinacas y un delicioso queso feta o si queréis un queso de cabra también le queda de maravilla.
Entonces podéis decir que hoy nuestra destinación es Grecia, tierra de sabores y aromas exquisitos. Nuestro entrante combina de maravilla el queso feta, la menta y las espinacas para dar lugar a un aperitivo de calidad.

Acompañados de una rica ensalada de couscous y verduras, estos triángulos quedan divinos!!! Aquí os dejo con la receta inspirada en el blog"délices orient".
Ingredientes:
9 Hojas de pasta filo
50 g de mantequilla fundida
300 g de espinacas frescas
1 cebolla grande
200 g de queso feta
2 cucharadas de perejil fresco picado
2 cucharaditas de menta seca
Pimienta negra, pimentón dulce
1 cucharada de aceite de oliva
Para decorar: semillas de sésamo
Preparación:
1. Lavamos las espinacas y las escurrimos. Las ponemos en una sartén y las hacemos sudar unos minutos y luego las dejamos escurrir muy bien en un colador.
Así se quedan después de unos minutos en la sartén.
Dejamos escurrir las espinacas en un colador
2. Cortamos la cebolla muy finita y la pochamos en una sartén con una cucharada de aceite de oliva.
3. En un bol, ponemos las espinancas bien escurridas, la cebolla pochadita, la pimienta, el pimentón, el perejil, la menta y el queso feta partido en trocitos (no hace falta poner sal ya que el feta es bastante salado). Reservamos.
4. Ahora procedemos a formar los triángulos. Superponemos 3 hojas de pasta filo y pincelamos con mantequilla fundida. Cortamos bandas de unos 10 cm de ancho y ponemos una cucharada de relleno en la parte inferior de cada banda.
Pincelamos con mantequilla fundida las bandas de pasta filo
5. Formamos un triángulo doblando de derecha a izquierda y de izquierda a derecha. Para evitar que se nos abran, sellamos cada triángulo con una mezcla de harina y agua (una cucharada de harina+2 cucharadas de agua)

Ahora sellamos con la mezcla de harina+agua para evitar que se abran al hornearlos


6. Ponemos nuestros triángulos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Pincelamos muy ligeramente con mantequilla fundida. Espolvoreamos con unas semillas de sésamo.
Horneamos a 180ºC durante 15 min o hasta que estén doraditos.
A comerlos bien calentitos y como os he dicho, los podéis acompañar con una ensalada fresca de couscous, tomates, pimientos, limón..... ¡¡Una delicia!!

¡¡No dejéis de probarlos, están riquísimos!!

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Opéra o tarta de chocolate y café

Me enamoré de ti desde el primer día que te vi, desde ese mismo instante mágico supe que vas a ser mi amor para siempre.... me quedé años y años mirándote desde lejos con admiración, tu aspecto me fascinaba hasta el día que decidí declararme...... Opera eres la reina de la tartas jejeje ....vale si estoy enamorada pero de quién jejeje ¿¿bueno de qué ??? de esta tarta tan deliciosa y tan fina....
Cada vez que pasaba al lado de una pastelería, me quedaba pegada al escaparate mirando la delicadeza de esta tarta con sus capitas finitas y su aspecto elegante.... tenía muchas ganas de hacerla en casa porque tiene un sabor realmente ríquisimo... dudé mucho tiempo antes de atreverme a hacerla y el resultado es el que véis..... estoy contenta con el resultado, lleva trabajo pero realmente merece la pena.
Ya que me he puesto pues he hecho una tarta tamaño XL jejeje así se puede compartir con familia o amigos. Y ahora os dejo con la receta inspirada básicamente en "la cuisine de bernard" y "le meilleur du chef".

Ingredientes:
Biscuit joconde o bizcocho gioconda:
300 g de huevos enteros (unos 6 huevos tamaño M)
450 g de "tanto por tanto" ( 250 g de almendras molidas+250 g de azúcar glas)
30 g de azúcar
195 g de claras de huevo
60 g de harina
45 g de mantequilla fundida
Almíbar de café:
230 g de agua
175 g de azúcar
10 g de café en polvo soluble
Crema de mantequilla de café:
115 g de leche entera
90 g de azúcar
90 g de yemas de huevo
375 g de mantequilla a temperatura ambiente
10 g de café soluble en polvo
Ganache de chocolate:
200 ml de nata líquida para montar (35% materia grasa)
250 g de chocolate negro
35 g de mantequilla a temperatura ambiente
Glaseado brillante cacao:
80 g de cacao en polvo puro
240 g de azúcar
80 g de agua
160 ml de nata líquida
12 g de gelatina en hojas ( 6 hojas de 2 g cada una)
Capa finita de chocolate:
100 g de chocolate negro
10 g de aceite de girasol
Preparación:
Bizcocho gioconda:
1. Ponemos los 250 g de azúcar glas junto con los 250 g de almendras molidas en un robot para picarlos muy bien y obtener un polvo muy finito. Tamizamos y reservamos 450 g de esta mezcla.
2. Ahora ponemos nuestro "tanto por tanto" de almendras y azúcar glas con los huevos enteros y batimos bien antes de añadir la harina. Mezclamos hasta conseguir una mezcla homogénea.
3. Montamos las claras de huevo a punto nieve y cuando estén semi montadas, les agregamos los 30 g de azúcar y seguimos batiendo hasta obtener un merengue firme.
4. Ahora añadimos la mantequilla fundida a la mezcla de almendras+azúcar+huevos y harina.Mezclamos y luego añadimos las claras montadas poco a poco mezclando con suavidad con la ayuda de una cuchara de madera. Hay que hacerlo despacio de abajo hacia arriba para que no se bajen las claras.
5. Dividimos la mezcla en 3 partes iguales. Extendemos cada parte en una bandeja de horno de 30*40 cm tapizada con papel vegetal (hay que extender la masa muy finita con una espátula). Horneamos cada plancha de bizcocho durante 6-8 min a 180ºC.
Dejamos nuestras 3 planchas de bizcocho gioconda entibiar un poco, les damos la vuelta sobre un papel vegetal limpio y despegamos el papel que teníamos debajo de los bizcochos. Dejar los bizcochos enfriar del todo encima de una rejilla.
El almíbar de café:
1. En una cazuela, ponemos el azúcar junto con el café soluble en polvo y mezclamos. Añadimos el agua y ponemos a fuego medio hasta ebullición. Dejamos enfriar y reservamos.
Crema de mantequilla con café:
1. Ponemos la leche junto con la mitad del azúcar (45g) en una cazuela y los llevamos a ebullición.
2. En un bol, ponemos las yemas de huevo con el resto de azúcar. Batimos con una varilla de mano pero sin blanquear.
3. Añadimos la leche caliente a la mezcla de yemas, poco a poco, siempre removiendo con la varilla de mano.
4. Llevamos esta mezcla al fuego moderado removiendo sin parar. La mezcla no tiene que superar los 85ºC sino se cortan las yemas de huevo. Quedará algo parecido a una crema inglesa.
5. Retiramos del fuego y pasamos la mezcla a un bol. Añadimos el café soluble en polvo y batimos con una batidora eléctrica hasta que baje la temperatura de la crema y alcance la temperatura ambiente y conseguir una consistencia muy cremosa.
6. Añadimos la mantequilla ablandada cortada en trocitos poco a poco mientras seguimos batiendo hasta conseguir una crema perfectamente homogénea.
Para que no se corte la crema de mantequilla es importante que la mantequilla y la crema inglesa tengan la misma temperatura. Para eso, la mantequilla tiene que estar en punto pomada sacándola de la nevera hasta que coja la temperatura ambiente y también hay que batir la crema inglesa hasta que baje y alcance la temperatura ambiente también.

La ganache de chocolate:
1. Picar el chocolate finito con el cuchillo y reservarlo en un bol o utilizar directamente chocolate en pistolas.
2. Calentar bien la nata líquida y echarla encima del chocolate reservado. Remover muy bien hasta que se derrita el chocolate.
3. Añadimos la mantequilla ablandada y removemos muy bien con una varilla de mano.
El glaseado de cacao brillante:
1. Ponemos a calentar el agua con el azúcar hasta que alcancen la temperatura de 103ºC.
2. Echamos la mezcla de agua+azúcar sobre el cacao en polvo y removemos muy bien con una varilla de mano.
3. Ponemos las hojas de gelatina en remojo en agua fría hasta que se ablanden durante 5-10 min.
4. Mientras tanto, hervimos la nata. Apagamos el fuego y luego le añadimos la gelatina ablandada y escurrida. Removemos bien hasta que se disuelva la gelatina por completo.
5. Echamos la nata caliente sobre el cacao reservado y mezclamos muy bien con una varilla de mano hasta conseguir un glaseado homogéneo.
6. Dejamos enfriar hasta llegar a la temperatura 20ºC.
 Montaje:
El montaje es muy importante para conseguir una tarta visualmente bonita ya que el grosor de la tarta en total con sus siete capas no debe superar los 2,5 hasta 3 cm. Así que hay que extender las capas lo más finito y más uniforme posible.
Yo he hecho el montaje directamente encima de una bandeja de 30*40 cm tapizada con papel vegetal. Lo podéis hacer en un molde pero será un poco más difícil extender las capas.
1. Preparamos la capita finita de chocolate fundiendo los 100 g de chocolate al baño maría y añadiendo el aceite de girasol. Esta capa se la aplicaremos al bizcocho gioconda que será la base de la tarta porque al empapar el bizcocho con el almíbar, se pegará el bizcocho al plato de presentación pero si ponemos esta capa fina de chocolate, obtendremos una base solida ya que el chocolate endurece al enfriar y no se pegará al plato.
2. Cogemos el primer bizcocho y le aplicamos, con la ayuda de una brocha, el chocolate fundido con el aceite. Llevamos a la nevera hasta que el chocolate se enfríe por completo.
3. Sacamos de la nevera y le damos la vuelta al bizcocho y lo ponemos encima de un papel vegetal nuevo puesto encima de una bandeja. De esta manera, se quedará la capa de chocolate en la base.
4. Empapamos el bizcocho con el almíbar con la ayuda de una brocha. Aplicamos una capa fina y uniforme de crema de mantequilla (la mitad de la crema) y extendemos muy bien con una espátula grande. Hay que hacerlo con paciencia ya que se resbala al tener el almíbar debajo.
5. Tapamos con papel film transparente y pasamos un poco el rodillo por encima para conseguir una capa fina y uniforme .Guardamos en la nevera hasta que se enfríe un poco la crema (por lo menos 30 min)
6. Sacamos de la nevera y quitamos el papel film, extendemos la mitad de la ganache de chocolate con la ayuda de una espátula. Ponemos el segundo bizcocho, lo empapamos con el almíbar de café.

7. Extendemos el resto de la crema de mantequilla con la ayuda de una espátula. Tapamos con papel film transparente. Pasamos el rodillo por encima y llevamos a la nevera media hora para que se endurezca la crema de mantequilla.
8. Sacamos de la nevera y extendemos el resto de la ganache de chocolate con la espátula y ponemos el último bizcocho.
9. Empapamos con el almíbar y cubrimos con papel film de nuevo. Pasamos el rodillo para conseguir que todas las capas estén regulares.
10. Llevamos a la nevera hasta que se enfríe por completo durante varias horas.
11. Sacamos la tarta, retiramos el papel film y ponemos la tarta encima de una rejilla. Echamos el glaseado de cacao preparado.
12. Dejamos enfriar en la nevera durante varias horas.
13. Antes de presentar, cortamos los bordes de la tarta (porque no quedan estéticos) con la ayuda de un cuchillo bien afilado.
14. Reservamos en la nevera hasta el momento de degustar.
¡¡¡UNA DELICIA DE VERDAD!!!
Tradicionalmente, se decora con papel de oro pero yo no tenía y he utilizado chocolate con hojas de transfert.
¡¡¡Para un cumpleaños, queda genial!!


















jueves, 6 de noviembre de 2014

Arayés o sandwich árabe con carne y verduras... pan pita o casi

Los arayés son un tipo de pan de pita relleno con carne picada, cebolla y tomates picados muy finitos.... luego este pan se aplasta con la plancha y así obtendremos un sandwich rico en sabor y casero hasta la última miga jejeje
Sé que la mayoría de la gente (digo la gente no demasiado interesada en el mundo gastronómico) se piensa que la comida árabe esta limitada a los kebap jejeje gran error , de hecho los que se venden aquí en España no se aproximan ni de lejos a los originales así que no os confundáis .....lo dicho es que la comida árabe es muy rica y muy variada y sorprende hasta a los paladares más exigentes.... así que os animo a probarla y sobre todo esta receta que es original ya que proviene de mi amiga Mai... ¡¡¡Gracias guapa te echo de meeeeenos!!!
El pan utilizado en esta receta es parecido al pan de pita a diferencia que el pan para Arayés tiene un poco más de miga que el pan pita original que se queda bastante más hueco por dentro. Y ahora ya os dejo con la receta y atentos a la manera de cocinar el pan que es muy curiosa pero efectiva al 100%...
Ingredientes:
Para la masa de pan:
1 kg de harina de trigo
25 g de levadura de panadería fresca
1 cucharada de azúcar
1 cucharada de sal
2 cucharadas de leche en polvo
Agua tibia suficiente para conseguir una masa
Para el relleno de carne:
500 g de carne picada de ternera
1 tomate pelado y cortado en trozos muy finitos
1 cebolla mediana rallada
2 cucharadas de perejil picado
Sal, pimienta negra recién molida
Una cucharadita de hrissa (pimiento concentrado picante)
Una cucharada de margarina o grasa animal picada

Preparación:
El pan:
1. En un cuenco, mezclamos la levadura de panadería fresca con el azúcar y un poco de agua tibia. Removemos muy bien con una cuchara hasta disolver bien la levadura. Dejamos la mezcla reposar unos 10 min.
2. Ahora en el bol de vuestra Kitchenaid o en la thermomix o simplemente en un recipiente grande, metemos la harina junto con la sal y la leche en polvo, añadimos la mezcla de levadura y vamos añadiendo el agua tibia poco a poco mientras vamos mezclando y amasando.
3. No os puedo dar una cantidad de agua exacta ya que depende del tipo de harina utilizada y de su grado de absorción, Lo más importante es no añadir demasiada agua a la vez sino de manera progresiva para tener control sobre nuestra masa. Necesitamos una masa lisa que no se pegue a los dedos.
Este es el resultado después de un buen amasado
 4. Después ponemos en la superficie del trabajo una gota de aceite y le damos movimientos circulares a nuestra masa. Esto nos permitirá tener una masa tierna después del horneado.
5. Tapamos la masa y la dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen (unos 45 min hasta una hora).
6. Después del levado, golpeamos la masa para quitarle todo el aire y la dividimos en 10 partes.
7. Cogemos cada bolita y la extendemos con el rodillo en formo de círculo sobre una superficie enharinada.

8. Cortamos un círculo con el diámetro deseado (yo las corté con la ayuda de una tapa de tupper jejej hay que buscarse la vida).

9. Ponemos el primer círculo de masa encima de un papel de cocina. Aplanamos el resto de las bolitas de la misma manera y las vamos poniendo uno encima del otro separándolos siempre con papel de cocina.
10. Ahora cocinamos los panes empezando con el primer círculo que hemos extendido. En este caso no utilizaremos el horno ya que se secan y no quedan tan tiernos como queremos. Entonces ponemos la rejilla del horno encima de la vitrocéramica y encendemos para que se caliente. Ponemos el primer círculo:
11. Observaremos como el pan sube:

12. Le damos vuelta al pan para que se haga por la otra parte también. Seguimos haciendo los panes de la misma manera. Guardamos los panes tapados con un paño de cocina limpio para conservar la ternura y el calor.
Nuestros panes tapados con el paño de cocina
El relleno:
1. Ponemos la carne picada junto con la margarina o la grasa picada finita. Añadimos la cebolla y el tomate bien finitos o rallados.
2. Agregamos el perejil picado, sal, pimienta, hrissa y mezclamos muy bien con las manos:
3. Abrimos las unidades de pan que queremos rellenar con la ayuda de un cuchillo (hay que abrirlos sólo sin romperlos)
4. Rellenamos nuestros panes con la mezcla de carne (no hay que rellenar el pan demasiado ya que la carne va cruda y al poner una capa gorda resultará más difícil que se hiciera la carne).
5. Ahora untamos los panes por fuera  por los dos lados con margarina o con un trozo de grasa y los aplastamos en una plancha. Hay que apretar muy bien para que se haga la carne y no quede cruda.
Ya tenemos nuestros sandwiches listos. A comerlos muy calentitos recién sacados de la plancha. Se suelen cortar en cuatro pero vamos saben ricos cortados de cualquier manera. Por cierto podéis hacer los panes y congelarlos y el día que os apetecen estos sandwiches, descongeláis los panes, los rellenáis de carne y a la plancha . ¡¡¡Quedan genial!!!
Si no queréis rellenar los panes, los podéis utilizar perfectamente para acompañar un buen hummus o falafel ¿¿que os parece??


¡¡REALMENTE DELICIOSOS!!

Y aquí con más comidita jejeje