jueves, 23 de octubre de 2014

Milhojas con frambuesas y crema pastelera de vainilla

Hoy os traigo una receta express para que podáis presentar a vuestros invitados un postre riquísimo sin pasaros horas y horas en la cocina....Se trata de un milhojas caramelizado relleno con crema pastelera con vainilla y sin olvidarnos de las frambuesas que le aportan a este postre un toque acidulado maravilloso.....

Se puede hacer en poco tiempo por supuesto si el hojaldre es comprado jejeje porque sino se transforma en un postre super elabarado y técnico!!
Así que a disfrutar de nuestro postre sin liarnos mucho.... Os dejo con la receta (no he puesto un paso a paso porque era tarde ya y se veían las fotos oscuras pero os aseguro que no tiene complicación ninguna).

Ingredientes:
Una plancha de hojaldre (mejor fresco)
25 g Azúcar
30 g Azúcar glas
Crema pastelera vainilla:(según Pierre Hermé)
450 ml leche entera
100 g azúcar
3 yemas de huevo M
40 g de maizena
1 vaina de vainilla
25 g de mantequilla a temperatura ambiente
Decorar:
Frambuesas frescas
Azúcar glas
Pistachos verdes molidos
Preparación:
Primero empezamos preparando la crema pastelera y luego la dejamos enfriar en la nevera un par de horas o  hasta el momento de montar el milhojas.
Crema pastelera con vainilla:
1. Abrimos la vaina de vainilla longitudinalmente.
2. En un bol, ponemos las yemas de huevo junto con el azúcar. Raspamos la vaina de vainilla con un cuchillo (reservamos la vaina) y agregamos los granitos a la mezcla de yemas y azúcar. Mezclamos con una varilla de mano hasta que se integren los ingredientes pero sin blanquear los huevos. Agregamos la maizena y removemos bien con una varilla de mano.
3. Calentamos la leche en una cazuela con la vaina de vainilla pero sin que llegue a hervir. Retiramos la vaina.
4. Echamos la mitad de la leche caliente encima de la mezcla de yemas removiendo con la varilla sin parar. Luego, echamos esta mezcla sobre la mitad restante de leche y ponemos todo al fuego moderado removiendo sin parar con una cuchara de madera o una varilla de mano.
5. Removemos constantemente hasta que espese la crema y tenga el aspecto característico de la crema pastelera.
6. Retiramos del fuego y dejamos que baje la temperatura un poco (hasta que llegue a unos 60ºC) y agregamos los dados de mantequilla y removemos hasta que se integre en la crema por completo.
7. Ponemos la crema en un recipiente y tapamos al contacto con papel film transparente para que no se formará ninguna costra en la superficie.
8. Guardamos en la nevera un par de horas o hasta el momento de montar nuestro milhojas.
Caramelizar el hojaldre:
1. Precalentamos el horno a 230ºC. Extendemos nuestra plancha de hojaldre encima de una bandeja de horno forrada con papel vegetal.
2. Espolvoreamos el azúcar de manera uniforme encima del hojaldre. Ponemos en el horno y bajamos la temperatura enseguida a 190ºC. Horneamos durante 8 min.
3. Pasado este tiempo, tapamos el hojaldre con un papel vegetal y ponemos encima una rejilla o otra bandeja de horno finita para que no suba el hojaldre demasiado.
4. Seguimos horneando 10 min más.
5. Sacamos nuestro hojaldre del horno retirando la rejilla y el papel vegetal que habíamos puesto encima y damos la vuelta a la plancha de hojaldre encima de un papel vegetal nuevo.
6. Espolvoreamos el azúcar glas encima de la masa y horneamos a 230ºC durante 8-10 min. Así tendremos nuestro hojaldre dorado por los dos lados.
Dejamos enfriar nuestro hojaldre encima de una rejilla.
Montaje:
1.Cortamos nuestro hojaldre en 9 rectángulos de unos 10*5 cm para obtener 3 milhojas (para cortar, utilizamos un cuchillo de sierra o un cortapizzas).
2. Rellenamos una manga pastelera con boquilla lisa de unos 10 mm con la crema pastelera preparada anteriormente y ya fría.
3. Cogemos un rectángulo y ponemos las frambuesas frescas en los dos lados del rectángulo, rellenamos con la crema pastelera.
4. Ponemos otro rectángulo, otra capa de crema pastelera y terminamos con el último rectángulo de hojaldre.
¡¡Decoramos con azúcar glas, frambuesas y si queréis con unos pistachos verdes no salados molidos!!
Reservamos el milhojas en la nevera hasta el momento de degustar, ¡¡después de un día largo y duro nos viene de maravilla disfrutar de un postre tan rico!!










jueves, 9 de octubre de 2014

Charlotte (carlota) de vainilla y frambuesas, paso a paso

Nada más escribir el título de la entrada de hoy se me hace la boca agua pensando en esta riquísima tarta o charlotte que hice hace unos días..... y eso que acabo de desayunar unos cruasanes CASEROS jejeje si si estoy aprendiendo y buscando la receta del cruasan perfecto.... no va mal la cosa pero sigue habiendo fallos que hay que mejorar... en cuanto tenga la receta perfecta, la comparto con vosotros jejeje

Bueno que me desvío del tema jejeje , el caso es que tenéis que probar hacer esta charlotte porque además de la pinta estupenda que tiene, el sabor es realmente fino y delicioso. ¿¿Descubrimos la receta juntos??
La receta está inspirada en una emisión francesa "Le meilleur patissier M6".

Ingredientes:
Para los bizcochos de la base y el contorno:
4 yemas de huevo M
5 claras de huevo M
50 g de harina
50 g de maizena
100 g de azúcar
25 g de azúcar glas para espolvorear los bizcochos del contorno
Para la crema o mousse "bavaroise" de vainilla:
4 yemas de huevo M
335 ml de leche entera
65 g de azúcar
1 vaina de vainilla (podéis poner hasta 2 vainas para un sabor más intenso a vainilla)
7 g de gelatina en hojas
265 ml de nata líquida para montar (35% de materia grasa)
Para el almíbar:
75 g de azúcar
75 g de agua
Aroma de vainilla o una cucharadita de azúcar vainillado
Otros ingredientes:
Frambuesas frescas
Macaron rosa para decorar

Preparación: la tarta es de un diámetro de 18 cm
Los bizcochos de base y alrededor de la tarta:
Para esta charlotte, haremos una masa que nos servirá para hacer un tipo de bizcochos parecidos a los bizcochos soletillo y con el resto de la masa haremos dos círculos de masa; para la base y en medio de la tarta.
1. En un papel vegetal (de horno), dibujamos dos bandas de unos 5 hasta 5,5 cm de alto (estos nos seervirá para el contorno de la tarta) y en otro papel, dibujamos dos círculos de unos 17 cm de diámetro (uno será para la base y el otro para el centro de la tarta). Esto nos servirá de guía para que nos salgan los bizcochos del mismo tamaño.
2. Montamos las claras de huevo ( a temperatura ambiente) y cuando estén semi montandas, les añadimos poco a poco los 100 g de azúcar y seguimos batiendo hasta obtener un merengue bien firme.
3. Ahora añadimos las yemas de huevo a nuestro merengue y mezclamos suavemente con una espátula. Después añadimos, poco a poco, la harina mezclada con la maizena tamizadas y mezclamos despacio con una cuchara de madera o espátula levantando la mezcla de abaja hacia arriba.

4. Ponemos nuestra masa en una manga pastelera con una boquilla redonda lisa de unos 9mm hasta 1cm de la siguiente manera:
5. Ahora hacemos nuestros bizcochos soletilla siguiendo las bandas que hemos dibujado anteriormente en el papel de horno (hay que dar la vuelta al papel para que no salgan los bizcochos manchados con el lápiz).

Hacemos dos filas de bizcochos de soletilla que nos servirán de contorno de la charlotte
6.  Espolvoreamos nuestros bizcochos de soletilla con el azúcar glas y los dejamos unos 5 min antes de volver a espolvoréalos por segunda vez.

7. En el segundo papel vegetal donde dibujamos los dos círculos de 17 cm, hacemos los dos bizcochos siempre con la ayuda de la manga pastelera y empezando desde el centro hacia fuera. Quedarán así:
8. Horneamos los bizcochos de soletilla y los circulos de bizcocho a 170ºC durante 8 hasta 10 min aproximadamente.
Después del horneado quedarán así:




9. Los dejamos enfriar un poco, les damos la vuelta  y despegamos el papel vegetal. Dejamos enfriar por completo encima de una rejilla. Reservamos.
El almíbar:
En una cazuela, ponemos el azúcar+el agua + la vainilla y llevamos a ebullición. Después, bajamos el fuego y dejamos el almíbar a fuego suave. Retiramos del fuego y dejamos enfriar por completo.

La mousse bavaroise de vainilla:
1. En un bol, ponemos las yemas de huevo junto con el azúcar y las semillas de la vaina de vainilla (abrimos la vaina por la mitad longitudinalmente y raspamos su interior con un cuchillo). Mezclamos con una varilla de mano pero sin blanquear.
Yemas de huevo+semillas de vaina de vainilla+azúcar y mezclamos con una varilla de mano.

2. Ponemos la leche en una cazuela con la vaina y calentamos sin llegar a hervir.
3. Retiramos la vaina de la leche caliente y la echamos encima de la mezcla de yemas. Mezclamos sin parar con una varilla de mano y luego devolvemos esta mezcla a la cazuela a fuego medio. Removemos sin parar hasta llegar a una temperatura de 82-83ºC o hasta que la mezcla cubra la cuchara de madera o la espátula.
Echamos la leche caliente encima de la mezcla de yemas y removemos con la varilla de mano
Ponemos la mezcla anterior en una cazuela y la llevamos a fuego moderado removiendo sin parar
La mezcla no debe superar los 83ºC, de lo contrario la crema se cortará. Cuando la crema cubre la cuchara, estará lista
4. Hasta ahora lo que hemos hecho es una crema inglesa que al añadirle la gelatina y la nata montada se convierte en crema o mousse bávara o bavaroise. Ahora pasamos nuestra crema preparada anteriormente a un bol y luego le añadimos las hojas de gelatina (las hojas de gelatina se ponen en remojo en agua fría hasta que se ablanden; unos 5 min serán suficientes) y mezclamos hasta que se disuelva la gelatina por completo. Se disolverá por efecto del calor de la crema.
5. Tapamos la crema con un papel film transparente al contacto y dejamos enfriar un poco en la nevera ( unos 30 hasta 35 min). De vez en cuando, mezclamos la crema para que no cuaje por efecto de la gelatina).
6. Montamos la nata bien fría ( el bol y las varillas tienen que estar en el congelador unos 10 min antes de empezar a montar).
No hay que montar la nata demasiado, el aspecto tiene que estar como el de la foto
7. Añadimos la nata a la crema inglesa preparada anteriormente y guardada en la nevera y mezclamos suavemente con una espátula hasta conseguir una crema homogénea. Tapamos la crema y la dejamos enfriar otro poco en la nevera para que tenga una buena consistencia al montar la tarta (unos 15 min)

Montaje:
1. Cogemos nuestro aro de pastelería ajustable y lo ponemos a 18 cm de diámetro. Debajo del aro, ponemos una base de tartas y alrededor ponemos un papel PVC.
2. Ponemos un círculo de bizcocho preparado anteriormente. Pincelamos bien con el almíbar ya frío.
3. Ahora ponemos las bandas de bizcochos soletilla (les cortamos un poco por la base) y los ponemos alrededor del molde bien apretados.
Como véis en la foto, no corté los bizcochos soletilla por la base pero hay que hacerlo para evitar que se escape la crema por las rendijas
4. Ahora echamos la mitad de la crema bávara o bavaroise preparada anteriormente, echamos la cantidad suficiente de frambuesas frescas.
5. Ahora pincelamos el segundo circulo de bizcocho con el almíbar y lo ponemos encima de la crema bávara:


6. Cubrimos con el resto de la mousse bavaroise de vainilla y llevamos a la nevera. Se tiene que enfriar durante varias horas o mejor una noche entera.
Decoramos con más frambuesas frescas y ¡¡si queréis con un macaron rosa en el centro también queda bonito!!

¡¡Hasta pronto!!
  

martes, 30 de septiembre de 2014

Panecillos trenzados con queso y sésamo (Turquía)

Con la receta de hoy vamos a viajar a un país rico en sabores, vamos a viajar a Turquía con unos panes trenzados rellenos con queso muy tiernos y con un sabor que nos os dejará indiferentes. Tienen un aspecto fabuloso pero no os asustéis porque hacerlos es realmente sencillo.

¡¡Así que manos a la masa a preparar estos deliciosos panes!! Esta receta la descubrí gracias a mi amiga Mai..... ¡¡eres un encanto!!

Ingredientes:
3 y 1/3 tazas de harina todo uso
3/4 taza de leche tibia
10-12 g de levadura de panadería fresca
1 huevo M a temperatura ambiente
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de azúcar
Una cucharadita y media de sal
3/4 taza de queso rallado (queso que más os gusta)
3 cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente
Estas son las tazas (cups) medidoras utilizadas en esta receta
Para decorar:
Semillas de sésamo (blanco para mi)
Yema de huevo batido para pincelar los panes
Preparación:
1. Calentamos la leche un poco (tiene que ser sólo tibia no demasiado caliente sino no hará efecto la levadura).
2. En un bol, mezclamos la levadura fresca junto con el azúcar y un poco de leche tibia. La tapamos y la dejamos actuar unos 10 min.
3. Tamizamos la harina y le añadimos la sal. Añadimos el huevo, el aceite, la levadura diluida , el resto de la leche tibia y mezclamos bien. Amasamos muy bien hasta conseguir una masa lisa y suave. La tapamos y la dejamos reposar en un lugar tibio hasta que doble de volumen.
Para mejor resultados, después de amasar la masa, ponemos una gota de aceite en la superficie de trabajo y hacemos movimientos circulares con la masa.
Después de los movimientos circulares, tapamos la masa y la dejamos reposar hasta que doble su volumen
4.Dividimos la masa en 10 porciones y aplanamos, con la ayuda de un rodillo, hasta conseguir una forma ovalada (hay que espolvorear la superficie de trabajo con un poco de harina).
5. Ponemos trocitos de mantequilla en toda la masa y después la cortamos con la ayuda de un cortador de pizza de la siguiente manera:
6. Echamos el queso rallado y después enrollamos diagonalmente:

7. Enrollamos de la siguiente manera:
8. Ponemos los panes en una bandeja forrada con papel vegetal y los dejamos reposar unos 30 min.
9. Pasado este tiempo, pincelamos los panecillos con una yema de huevo y espolvoreamos con sésamo blanco.
10. Horneamos a 180ºC durante unos 15 min (se pueden hornear primero sólo por la parte de abajo y luego pasados unos min, encendemos la parte de arriba también del horno).

¡¡Recién hechos, estos panes están de vicio!!!! Con un té o café resulta una merienda exquisita. Ya habéis visto lo fácil que es hacerlos. ¡¡Animaos!!